Clínica del Lenguaje


A través de la Clínica del Lenguaje se ofrecen servicios de atención clínica en la rehabilitación de los trastornos cognitivos, de los trastornos del lenguaje y de la comunicación en régimen de asistencia ambulatoria y/o asistencia domiciliaria. Los profesionales, asociados y afiliados, forman parte de un equipo interdisciplinar que incluye especialistas médicos, psicólogos y logopedas con experiencia clínica y fisioterapeutas especialistas en la recuperación funcional de pacientes afectos de patologías del lenguaje y la comunicación. Los profesionales asociados son profesionales vinculados con la institución; los profesionales afiliados son profesionales que ejercen su actividad profesional por su cuenta en instituciones públicas y privadas y cooperan con los objetivos del instituto, en la rehabilitación e investigación en las áreas específicas de la Clínica del Lenguaje. Graduados universitarios de las especialidades clínicas objeto de intervención prestan servicios de atención clínica bajo supervisión de profesionales cualificados de amplia experiencia clínica. Una misión fundamental de la clínica es el desarrollo de profesionales con habilidades en la prestación de servicios a pacientes adultos y no adultos con afecciones crónicas o no crónicas en el ámbito de la Comunidad de Madrid. Con el mismo propósito, a través de programas especializados, la institución asesora a instituciones educativas y clínicas, contribuyendo a través del empleo de sus recursos de laboratorio a la evaluación y diagnóstico de las alteraciones funcionales y de las patologías que se expresan en alteraciones cognitivas, del lenguaje y de la comunicación.

 

La Clínica del Lenguaje trata de dar una respuesta profesional a la diversidad de necesidades de las personas afectadas y contribuir a la práctica profesional proporcionando recursos técnicos y modelos diagnósticos que objetivan las alteraciones y trastornos funcionales con la objetividad que permite el estado actual de la ciencia. Dependiendo de las demandas y necesidades específicas de sus pacientes, la institución externaliza sus servicios a otras instituciones acreditadas supervisando la calidad de sus servicios. Se trata de ofrecer una respuesta profesional orientada a mejorar la calidad de vida del paciente, a ayudarle a lograr su máximo desarrollo potencial y a comprender las dificultades que experimenta el propio paciente y sus familias.