Trastornos del Lenguaje


Los Trastornos del Lenguaje es el término que identifica los trastornos que afectan al procesamiento de información lingüística, un tipo de déficit que afecta al lenguaje y a la comunicación. Estos trastornos se expresan o bien primariamente en la recepción o producción del habla, o bien, en la estructura gramatical del lenguaje -en la Morfología y en la Sintaxis-, y/o en su estructura Semántica y/o Pragmática. Estos trastornos pueden afectar a la recepción y comprensión del lenguaje o pueden afectar a la producción del lenguaje, o a ambos. Los trastornos del lenguaje pueden afectar al lenguaje oral, al lenguaje escrito o pueden, incluso, afectar al lenguaje signado; todas las formas de uso del lenguaje pueden quedar afectadas por disfunciones cognitivas implicadas en la comprension y producción del lenguaje.

 

Las alteraciones funcionales que se expresan en los Trastornos del Lenguaje varían en términos de su gravedad, desde la adquisición tardía o lenta del lenguaje, pasando por las alteraciones del habla, como en la tartamudez y la taquifemia, a la completa incapacidad para comprender y producir cualquier expresión lingüística. Los trastornos del habla no se identifican con los trastornos del lenguaje; ambos tipos de trastornos se identifican en procesos que pueden distinguirse y diferenciarse en términos funcionales. El estudio de las patologías del lenguaje tiene una amplia historia. Ciertas áreas del hemisferio izquierdo identificadas con el área de Broca en el lóbulo frontal posterior del cerebro, y el área de Wernicke en el lóbulo temporal pronto se relacionaron con ciertas funciones lingüísticas. Las alteraciones funcionales que afectan al área de Broca se asocia con la fluidez: oraciones simples de complejidad reducida, flujo alterado del habla, ausencia de prosodia, y usos lingüísticos con alteraciones funcionales relacionadas con la sintaxis –agramatismo- y la morfología –ausencia de morfemas libres y ligados flexivos. Las alteraciones funcionales del área de Wernicke alteran la producción del habla que aunque es fluida y a menudo rápida, carece de sentido, e incluye una jerga con neologismos y substituciones léxicas que revelan alteraciones en la planificación y producción del habla.