Cartografía Cerebral

La Cartografía Cerebral consiste en un conjunto de técnicas que permiten representar la actividad neurobiológica cerebral mediante mapas de actividad. Estos mapas de actividad permiten al investigador establecer correlatos entre el procesamiento de información que tiene lugar cuando se somete a un sujeto a una tarea cognitiva y la actividad neurobiológica subyacente que se obtiene a partir de datos del metabolismo cerebral, y de la actividad eléctromagnética. Todas las técnicas de Neuroimagen son formas de Cartografía Cerebral. La Cartografía Cerebral puede concebirse como la forma más elaborada de las técnicas de neuroimagen ya que permite obtener imágenes de actividad cerebral mediante el empleo de métodos y técnicas específicas para el análisis y procesado de los datos que complementan los datos que se obtienen mediante distintos equipos y tecnologías. La neuroimagen funcional y la neuroimagen estructural son el núcleo de las técnicas de Cartografía Cerebral.

 Entre las técnicas más relevantes se encuentran la Neuroimagen por Resonancia Magnética funcional, la Tomografía por Emisión de Positrones, la Magnetoencefalografía, y la Electroencefalografía. La mayor parte de estas técnicas implican una manipulación mínima del sujeto, pero varían en su naturaleza invasiva. La Magnetoencefalografía y la Electroencefalografía permiten aplicaciones no invasivas y facilitan el diagnóstico y seguimiento de las alteraciones funcionales del cerebro humano y, por tanto, de las personas afectadas por algún tipo de trastornos cognitivos o del lenguaje. La entidad Braintools pone a disposición de la investigación, de las aplicaciones en la Clínica del Lenguaje y de la formación avanzada un laboratorio propio de Cartografía Cerebral. Tanto el cerebro de un sujeto que presenta funciones cognitivas alteradas, como el cerebro de un sujeto funcionalmente sano puede someterse a evaluación en el laboratorio de Cartografía Cerebral, objetivando de este modo sus alteraciones. El sometimiento de un sujeto a estas técnicas requiere consentimiento escrito. Cuando se emplean técnicas no invasivas los riesgos y molestias que puede sufrir el sujeto son mínimos y conocidos. El empleo de estas técnicas en la Clínica del Lenguaje proporciona una información muy valiosa de qué funciones cognitivas pueden estar alteradas cuando se aplican en concurrencia con los diseños y las tareas experimentales de la investigación más avanzada.

La Cartografía Cerebral se expresa en el registro electroencefalográfico, en la obtención de medidas continuas de actividad eléctrica sinusoidal del tejido cerebral, particularmente a nivel de la corteza. La Electroenfalografía Cuantitativa conocida popularmente como Cartografía Cerebral se refiere al análisis de las bandas de frecuencia de las onda cerebrales que se manifiesta en los datos electroencefalográficos brutos. Estos datos brutos se tratan para crear mapas topográficos que muestran la actividad del cortex cerebral mediante códigos de color que identifican magnitudes de actividad. Los daños sobrevenidos en el tejido cerebral alteran el flujo normal de la actividad eléctrica. El daño que se produce por patologías tales como el Alzheimer, la ingesta o consumo de substancias tóxicas, la anoxia e infección cerebral, las alteraciones funcionales presentes en los Trastornos de la Atención, y en ciertas Discapacidades de Aprendizaje tienen una distinta huella en el registro de la actividad cerebral. La Cartografía Cerebral permite identificar las expresiones mas severas de los Trastornos del Lenguaje, y de los Trastornos Cognitivos, y permite determinar los cambios que pueden sucederse en el cerebro como resultado de procesos de intervención o reentrenamiento.